Tratamiento contra el picudo rojo de las palmeras

La plaga de picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) es bastante frecuente en palmeras que fue visto por primera vez en Almuñecar (Granada).

Los propietarios de palmeras deben asegurarse del mantenimiento y cuidado del estado fitosanitario de estas, llegando a eliminarlas en caso de no ser capaces de recuperarse de la plaga.

El picudo rojo puede desarrollarse de tres a cuatro generaciones al año (3-4 meses de ciclo), aunque en zonas más frías requiere más tiempo.

Viven en el interior de la palmera y pueden desplazarse entre estas, ocasionando hojas amarillas que se marchitan y atacando la yema apical.

En ciertos casos, estas plagas de insectos causan la muerte de la planta o producen desprendimiento del penacho, siendo importante conocer el alcance de la plaga para atacarla.

¿Cada cuánto tiempo hacer el tratamiento del picudo rojo en las palmeras?

La frecuencia del tratamiento varía según el tipo de enfoque y las condiciones climáticas.

Es fundamental seguir un calendario riguroso para garantizar un control efectivo del picudo rojo.

Además, se deben ajustar las fechas de aplicación según las condiciones climáticas locales y la presencia histórica del Picudo Rojo en la región.

  1. Tratamientos químicos: cada 60 días, alternando productos químicos como imidacloprid, clorpirifos y tiametoxan según un calendario establecido.
  2. Endoterapia: una o dos veces al año, generalmente junto con tratamientos químicos. La aplicación de endoterapia requiere de profesionales capacitados y de una máquina aplicadora especial.
  3. Tratamientos biológicos (Nematodos): se recomienda intensificar la cadencia de tratamientos a intervalos más cortos, al menos cada 30 días, en áreas donde no se pueden aplicar productos químicos durante los meses de verano.

¿Qué tipos de tratamiento existen contra el picudo rojo en las palmeras?

Existen varios tratamientos contra el picudo rojo, los cuales pueden aplicarse antes de que la plaga se expanda, o bien, una vez está desarrollada.

Además, algunos de ellos, a pesar de ser más efectivos, han llegado a ser prohibidos por su alto impacto ambiental.

En cambio, hay otros tratamientos que a pesar de ser menos respetuosos con el entorno, son más eficaces para combatir esta plaga.

Tratamientos químicos

Este tratamiento es preventivo y suele realizarse cada 45-60 días, el cual puede aplicarse mediante dos protocolos; integrado y químico.

Uno de los menos agresivos es la endoterapia, que utiliza el insecticida Acetamiprid:

  1. Preparación del producto: se diluyen 6 gramos de Epik en 10 ml de agua para cada inyección. Esta mezcla se introduce en la inyección con la ayuda de una jeringa dosificadora.
  2. Selección de palmas y áreas de inyección: se aplican inyecciones en palmas específicas, como la Palmera Canaria y Datilera. Para palmeras con tronco inferior a 1.5 metros, no es necesario colocar inyecciones.
  3. Realización de los agujeros: se utilizan brocas de 6.5 mm y de 35-50 cm de longitud para perforar agujeros alrededor del tronco. La dirección de los agujeros es ligeramente inclinada para facilitar la entrada del producto.
  4. Distribución de inyecciones: se distribuyen los agujeros alrededor del tronco, alternándolos cada 30 cm. La distancia desde la corona de hojas se mantiene a 1.5/2 metros para garantizar una distribución homogénea del producto.
  5. Conexión de inyecciones: Se conecta el inyector y se deja conectado hasta la próxima aplicación en Mayo. La absorción del producto por la palmera ocurre gradualmente.

Podemos decir que la endoterapia pertenece al protocolo integrado. En cualquier caso, es preferible decantarnos por este protocolo menos agresivo:

  • Protocolo integrado: se trata con nematodos entomopatógenos o químicos según la época del año. Entre mayo y septiembre, se aplican tratamientos químicos con imidacloprid. Entre octubre y abril, es preferible tratar con nematodos. Si no es posible aplicar tratamientos químicos en verano, se usarán nematodos cada 30 días.
  • Protocolo químico: en palmeras con alto riesgo infestación, cada 2 meses se aplicarán tratamientos químicos sistémicos en alternancia para que la plaga no desarrolle resistencia. Es más peligroso y puede dañar al medio ambiente. Se suele usar Imidacloprid, Clopirifos y Tiametoxan.

Beauveria bassiana

La beauveria bassiana es un hongo entomopatógeno que ha demostrado ser una herramienta efectiva en el control biológico del picudo rojo en palmeras.

Este organismo actúa como un agente natural de control de plagas, proporcionando una alternativa sostenible a los métodos químicos.

Parasita insectos, incluidas las plagas del picudo mediante el contacto con sus esporas.

Puede usarse tanto de manera preventiva como curativa y se aplica cada 30 días, siendo especialmente eficaz en zonas de alta humedad.

Como agente biológico no causa daños a otros organismos y puede integrarse con otros métodos de control.

Cirugía o saneamiento

La cirugía se considera cuando una palmera está gravemente afectada y existe la posibilidad de salvarla mediante la extracción de tejido infestado.

Los pasos a seguir son:

  1. Diagnóstico: antes de optar por la cirugía, es crucial realizar un diagnóstico preciso de la extensión del daño causado por el Picudo Rojo.
  2. Poda: se realiza un podado cuidadoso para eliminar secciones infestadas mientras se preserva la salud general de la palma.
  3. Tratamiento fúngico: después de la cirugía, se aplica un tratamiento fungicida en el área afectada para prevenir infecciones secundarias.
  4. Sellado del corte: es fundamental sellar los cortes con una pasta cicatrizante para evitar la entrada de patógenos.
  5. Monitoreo Continuo: requerirá monitoreo continuo para asegurar que se recupere y para abordar cualquier signo de reinfestación.

Por otro lado, el saneamiento implica la eliminación completa de palmeras irremediablemente afectadas:

  1. Evaluación: se evalúa la magnitud del daño y la viabilidad de la recuperación. Si la palma está más allá de la salvación, el saneamiento es la opción.
  2. Extracción se procede a la extracción de la palma afectada, incluyendo todas sus partes, para prevenir la propagación del Picudo Rojo.
  3. Descarte: se debe realizar un descarte adecuado de las partes de la palma afectada para evitar la dispersión de larvas y adultos del Picudo Rojo.
  4. Medidas Preventivas: después del saneamiento, se implementan medidas preventivas, como tratamientos químicos o biológicos en palmas cercanas para evitar la propagación.

La elección entre cirugía y saneamiento depende del grado de infestación, la salud general de la palma y la preservación del entorno circundante.


Finalmente, cuanto antes actuemos, más fácil será el tratamiento contra el picudo rojo.

Si has detectado señales de la plaga, pide una fumigación 24H.

Deja un comentario

¿Necesitas una inspección?

¿Te has encontrado con una plaga?

Si has detectado señales de cualquier infestación o plaga, debemos actuar cuanto antes para evitar que se propague y cause más daños.

Indícanos qué necesitas y estaremos encantados de ayudarte. Solicita sin ningún compromiso una inspección para tu negocio.

Miguel controlador de plagas
Plan de Transformación y Resilencia
Financiado por la Unión Europea